Filme, pluma y píxel

Mis reflexiones sobre cine, literatura y diseño. Y sobre otras artes también.

Los libros infilmables

Pienso que hay libros que no deberían ser llevados jamás a la pantalla grande, porque en el proceso se perdería su esencia o en el mejor de los casos el resultado sería una película con muy vagas referencias a la historia original. Esta última opción no es necesariamente algo negativo, pero los espectadores por lo general esperan la mayor fidelidad posible con el libro y cuando esto no sucede salen decepcionados de las salas y la película resulta ser un fracaso. Me había puesto a reflexionar sobre esto porque, por alguna extraña razón, me acordé de Factotum, la película, basada en la novela homónima de Charles Bukowski. No es que la película sea mala pero tampoco tiene nada de extraordinario. Ese es el detalle: no tiene nada de extraordinario porque el libro no narra nada extraordinario y la película es una representación fiel de lo que hay escrito en la novela. Factotum, la novela, es una historia que podríamos llamar de forma, no de contenido. Esto es, que los hechos que narra no tienen nada de especial, la importancia radica en la manera en que son narrados.

Así que siguiendo esta lógica, la mejor manera en que un libro de forma debiera ser llevado al cine es contando la historia a través de escenas de gran valor artístico capaces de evocar emociones y provocar al espectador y no haciendo una traslación literal de los capítulos del libro porque en el proceso de pasarlo a la pantalla se elimina el valor formal y queda una película gris y plana. En cambio los libros de contenido son llevados con gran éxito a la pantalla grande porque el proceso no requiere una reinvención de la historia sino más bien una interpretación que generalmente se hace literal, como sucedió con El Código da Vinci, por ejemplo. En este caso ni libro ni película tienen valor artístico, y sin embargo ambos son muy fáciles de digerir porque cumplen con la función de entretener. De cualquier manera, el hecho de pasar un libro a la pantalla grande, sea o no filmable o se trate o no de una traslación literal, siempre ha generado debate y siempre hay un buen número de fans del autor que quedan decepcionados y lanzando maldiciones al director y/o actores responsables. El caso es que yo preferiría que algunos libros, libros de forma principalmente, permanecieran censurados para las manos de guionistas incapaces de interpretar la grandeza de la obra que tienen en sus manos y que lo único que hacen es darle al texto de la novela formato de guión, quitándole así su valor artístico.

Anuncios

Un comentario el “Los libros infilmables

  1. Camaché
    11 diciembre 2009

    Total e irrevocablemente de acuerdo contigo.
    eso es algo que los guionistas y directores de cine conocen muy bien. imposible si no; los libros de Forma y los de Contenido.
    no voy a repetir tus palabras, no tendría sentido. y dado que estoy totalmente de acuerdo contigo. tampoco voy a contradecirlas.

    Es una muy buena opinión. ojalá los directores de cine, de ese cine que todo lo quiere hacer para la venta tengan un poco mas de respeto por la literatura, y: o se esfuercen por hacer algo que valga la pena, ó mejor no hagan nada.

    Saludos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 11 diciembre 2009 por en cine, literatura y etiquetada con , , , .
A %d blogueros les gusta esto: