Filme, pluma y píxel

Mis reflexiones sobre cine, literatura y diseño. Y sobre otras artes también.

Biutiful… ¿biutiful?

El pasado fin de semana estuve pendiente para ver el estreno de la última película del director mexicano más alabado de los últimos años. No por él, debo decir – desde que Babel me pareció una de las peores cosas que he visto en el cine tengo mis reservas con él – sino por Javier Bardem, a mi parecer, uno de los mejores actores que hay en la actualidad. Ya iba consciente de que Alejandro González Iñárritu es pretencioso, pero si lo que más odié de Babel fue el guión – con una trama forzada y por lo tanto absolutamente inverosímil – y esta película es la primera del director sin un guión de Guillermo Arriaga, tenía fe. Fe que pronto se fue perdiendo, porque la película no me atrapó en los primeros minutos, como se supone que debiera hacer, para lograr que el espectador permanezca en la sala. Pero es Javier Bardem, me dije, así que me mantuve en mi sitio esperando que en algún momento la historia despuntara, que mostrara cohesión y que el intenso drama que debía permear la pantalla más allá de las líneas del guión, finalmente se expusiera en todo su espledor.

Eso no sucedió, la película jamás me atrapó, con excepción de algunas escenas, realmente irrelevantes para la historia pero que acaso por eso mismo – ya que no tenían “un deber que cumplir” -, dejaban ver una naturalidad y un realismo que se agradece. El resto me dio lo mismo, no logró conmoverme a pesar de mi fe en uno de mis actores favoritos, y si un padre que está al borde la muerte y que dejará a dos hijos pequeños desamparados no logra conmoverme, algo anda mal (y no soy yo, porque vaya que he llorado en el cine). Javier Bardem, sin duda talentoso y particularmente espléndido cuando se trata de retratar la desgracia y la miseria – recordemos tan solo Mar Adentro – en esta actuación está plano y sin pasión. A mí me dejó la impresión de que un día le llegó el guión, lo leyó y se dijo “sí, mucha tragedia, ya lo tengo bien practicado, no tego que hacer nada más”, porque parece que no hizo el más mínimo esfuerzo por meterse en la piel del personaje y se conformó con “lo que ya sabía”.

La historia es más bien como un conjunto de situaciones dramáticas y trágicas puestas sobre un lienzo, al cual no han sido adheridas porque nadie se ha preocupado por hacer una sintaxis armónica entre ellas. Alejandro González Iñárritu sabe que su obra es esperada con ansia, que es apreciada por la crítica y que el público lo idolatra; sabe también que cuenta con un equipo sumamente talentoso; sabe que a cualquier obra suya se le abrirán todas las puertas; así que se aprovecha de esto y escribe un guión débil, fácil e insustancial. Cuenta con los suficientes elementos para disfrazar esta pobreza narrativa y hacer que de cualquier manera, sin ninguna dificultad, la gente vaya a ver su película, como efectivamente hice yo, a pesar de mis reservas.

Por lo demás, el trabajo de Rodrigo Prieto y Brigitte Broch brilla, como siempre. Una de las ventajas de ser el fotógrafo o la directora de arte – como no sucede si eres el director – es que independientemente del guión, se puede hacer un gran trabajo. La estética visual, está obviamente ligada, más no es depediente, de la estética narrativa. Y gracias a esto, se puede decir que la película es visualmente notable. Así que sí, hay belleza en Biutiful, pero no es ni por el guión debut del director, ni por la actuación del gran Bardem; la belleza está ahí donde más la apreciamos los seres humanos, en la superficie; en lo que se ve y no en lo que se siente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 29 octubre 2010 por en arte, cine y etiquetada con , , , .
A %d blogueros les gusta esto: