Filme, pluma y píxel

Mis reflexiones sobre cine, literatura y diseño. Y sobre otras artes también.

De películas inaccesibles

Siempre me quejo de lo complicado que es ver algunas películas en el cine – se exhiben con meses de retraso, duran una semana, en horarios imposibles, etc., etc., etc., – pues pareciera que los distribuidores quieren hacer todo lo posible para que no sean vistas. Pero esta semana tuve una revelación: no es que no quieran que las veamos, es que casi nadie quiere verlas. En realidad es un acto muy cercano a la valentía que una cadena comercial ocupe una de sus salas para exhibir una película para la que durante toda una semana se venderan la misma cantidad de boletos que para cualquier basura hollywoodense durante una sola función. Muchas veces me ha pasado que voy al cine y soy la única en la sala, sin ir más lejos, me sucedió la semana pasada cuando fui a ver Cyrus – por cierto brillante en muchos aspectos y muy recomendable -, que por supuesto, esta semana ya no está en cartelera. Por esto, se agradece que existan eventos como las muestras de cine de la Cineteca Nacional, donde se pueden ver durante tres semanas películas que de otra forma es verdaderamente difícil ver en pantalla grande.

Esta semana inició aquí donde vivo la 52 Muestra Internacional de Cine de la Cineteca Nacional, algo sin precedentes, porque si bien las cadenas comerciales de repente llegan a exhibir una que otra película de la Muestra, tenerla en un sólo lugar y completa cambia radicalmente el contexto. O quizás no radicalmente en realidad, porque los dos días que he estado ahí, igual hay gente que parece que fue porque no tenía otra cosa que hacer (como en los cines comerciales) y tengo que aplicar el bloqueo mental para escuchar lo mínimo posible comentarios ridículos e insulsos y risas absolutamente fuera de lugar. Lo que cambia notablemente es que las salas se llenan y al salir los comentarios no son del tipo “que nos devuelvan la entrada” sino más bien “necesito tiempo para digerirla”. El público es, o muy joven – post-adolescentes en busca de novedad e identidad – o muy mayores – de esos que creen que conocen todo -, lo cual se entiende puesto que el adulto promedio está viendo Rápido y Furioso 16 o la última de vampiros.

Yo en cambio había deseado esta temporada por meses, ni siquiera contemplaba tener la oportunidad de ver estas películas en pantalla grande, así que cuando me enteré sentí una auténtica emoción. Hasta ahora he visto dos: Anticristo y el Tío Boonmee recuerda sus vidas pasadas. La primera la vi sencillamente porque no podía no verla, después de todo lo que se ha dicho de ella y la segunda porque había leído críticas tan dispares que decidí ir y ver por mí misma. En Anticristo me tocó la suerte de que se sentara junto a mí un anciano despreciable que no hizo más que masticar pepitas y frases estúpidas desde el primer minuto de la película. Terminé con el brazo izquierdo entumecido por estarme tapando el oído para no escucharlo, en lo cual sólo tuve éxito parcial. Sentí un efímero odio – muy auténtico, eso sí – por él, pero no había opción, la gente estaba incluso sentada en los escalones de la sala.

En realidad las dos caras de la moneda – exhibición comercial y muestras de cine – hacen muy complicado el disfrute del buen cine. En mi mundo ideal las grandes películas de todo el mundo se exhibirían en las salas comerciales regularmente, sin saturarlas y con gente respetuosa, es decir, muda de principio a fin de la película. Me imagino que eso pasa en el Primer Mundo, pero mientras siga viviendo en este, tendré que adaptarme y seguir ejercitándome en la tolerancia y el bloqueo mental.

 

Anuncios

2 comentarios el “De películas inaccesibles

  1. plared
    27 marzo 2011

    En el primer mundo, tambien pasa y por cierto..Anticristo es una tomadura de pelo, digamos que un bodrio de tamaño descomunal

    • Beatriz Martínez Sosa
      27 marzo 2011

      Seguro, pero creo que en menor medida. Sobre Anticristo, tengo algunas ideas que voy a escribir próximamente, pero en general te puedo decir que no es una película que volvería a ver y que no disfruté de ninguna manera, aunque finalmente, creo que ese era el efecto que el director quería provocar y en ese sentido triunfó. En fin… gracias por comentar!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 26 marzo 2011 por en cine, ideas y etiquetada con , , .
A %d blogueros les gusta esto: