Filme, pluma y píxel

Mis reflexiones sobre cine, literatura y diseño. Y sobre otras artes también.

Por el camino de Proust

Ya no recuerdo cómo llegué a Marcel Proust. Sé que acababa de salir de la universidad y estaba en mi primer trabajo, por aquellos tiempos, durante la hora de comida me salía a un parque cercano donde comía un sandwich hecho en casa y lo que restaba de tiempo a mis 2 horas de comida lo usaba en leer. Así es como recuerdo A la sombra de las muchachas en flor. No empecé En busca del tiempo perdido por el primer tomo, sino por el del título que más me llamó la atención y porque supongo que no pretendía leer la obra completa. Abordarlo no fue fácil, nunca había leído algo parecido y de inicio fue desconcertante. Recuerdo perder el hilo conductor de una oración repetidas ocasiones, extraviada entre la larga sucesión de palabras, la ausencia de puntos y comas y la sintaxis inusual. Pero pronto me habitué y pronto también me di cuenta de que estaba ante una obra de proporciones gigantescas, no sólo por la extensión, sino por la grandeza  literaria. Así es como conocí a mi primer ídolo de la literatura. Seguí leyendo los tomos de En busca del tiempo perdido, no en orden, que después de todo no es fundamental para comprenderlo, sino escogidos de manera más o menos azarosa, y siempre han constituido un auténtico placer.

Los motivos que yo daría para leer a Proust formarían una lista más larga que la más larga de sus oraciones (alguna vez leí que si se juntaran en una sola línea todas las palabras de dicha oración, su longitud sería de algo así como 3 metros). Lamentablemente nunca he tenido oportunidad de externar estos motivos a algún conocido porque ninguno lee, como no sean las novedades policíacas o de misterio, o las obras sobre el nazismo, es decir, nadie tiene un auténtico interés en la literatura. Pero imaginemos el caso hipotético de que yo conociera a alguien interesado en la literatura y que me pidiera sugerirle un autor. Entonces yo diría, Marcel Proust, porque…

* No encontrarás, de entre las más de 3 mil páginas que conforman En busca del tiempo perdido, una sola que no esté tocada por la belleza de su prosa.

* Marcó un antes y un después para la novela contemporánea. Después de Proust ya nada fue igual. Por ejemplo, Virginia Woolf, se sintió tan abrumada después de leer Por el camino de Swann que dudó en volver a escribir, porque, ¿qué quedaba por escribir después de una obra tan perfecta? Así de bueno es.

* Es un clásico, y es bien sabido que los clásicos son los libros menos leídos, se habla tanto de ellos que casi son parte nuestra y uno siente que los conoce de siempre y que por lo tanto no hay necesidad de leerlos. Sin embargo, no leer a Marcel Proust es perderse de una experiencia fascinante y que está ahí, al alcance de la mano, por la misma cantidad que cuesta leer cualquier basura de esas que se exhiben con bombo y platillo a la entrada de las librerías.

* Echará a andar tu sentido de observación, de reflexión, tu memoria y tu inteligencia (bueno, esto no es seguro ni se da directamente, sino por extensión).

* Sencillamente, es una de las cosas que hay que hacer antes de morir.

Por mi parte, no temo terminar de leer En busca del tiempo perdido, porque no es uno de esos libros donde lo importante es lo que se cuenta y una vez que se conoce es el fin de la historia y no tiene caso releerlo porque ya hemos consumido todo lo sustancial. Aquí lo importante es la forma y en ella siempre se pueden encontrar nuevos matices, así que siempre puedo volver a cualquiera de sus 7 tomos y dejarme envolver por su poder evocativo, inspirador y fascinante. Mi propósito en los próximos años es leerlo en su idioma original y conocer Illiers-Combray para ver cómo es en realidad y en la actualidad el lugar que tan bien pintado tengo en mi mente gracias a la narración de uno de los más grandes escritores de todos los – por siempre recobrados – tiempos.

Anuncios

2 comentarios el “Por el camino de Proust

  1. Pingback: Hay que ensuciarse las manos « diseño y arte

  2. Pingback: 9 fuentes de inspiración « diseño y arte

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 19 junio 2011 por en literatura y etiquetada con , , , , .
A %d blogueros les gusta esto: