Filme, pluma y píxel

Mis reflexiones sobre cine, literatura y diseño. Y sobre otras artes también.

Documentar, ¿para qué? Parte II

Aquí la continuación del post anterior:

Es cuando entra la realidad. La realidad con todos sus matices e implicaciones. Un director documenta porque los protagonistas existen, y por lo tanto, permiten una interacción, dan pie al diálogo en vez de a la imaginación -a diferencia de una historia de ficción “basada en hechos reales”, donde nunca podremos saber hasta dónde llegó la realidad- aún cuando lo que vemos en la pantalla sigue estrechamente ligado, igual que la imaginación, al punto de vista del director, pues la “realidad” que nos está contando puede ser muy distinta de otras “realidades”, siempre que vemos un documental sabemos que eso es real. Y el diálogo enriquece y deja huella. La imaginación también, pero mientras ésta es guiada por el artista y se canaliza de la manera más conveniente para la obra, el diálogo muta y es impredecible. Ahí radica el reto de esta forma de expresión.

Luego está el impacto. Como espectadores siempre nos va a llamar más la atención que lo que vemos en pantalla sea una ventana a otras realidades distintas a la nuestra. Con la ficción el impacto es menor porque al salir del cine sabemos que eso se lo inventó alguien. Para bien o para mal, se acabó. Con la realidad es muy distinto. Podemos dejar la sala de cine y pueden pasar días, y mantenemos la consciencia de que en algún lugar del mundo, alguien está viviendo esa realidad, para bien o para mal (y generalmente es para mal). Nuestra consciencia se alerta, nuestra percepción también.

El documental existe porque nos gusta esa ventana a la realidad, porque es como contarle a un amigo una historia que nos apasiona mucho, y que por supuesto, sucedió.  Existe porque puede llegar ahí donde la ficción no puede colarse, con una agudeza muy particular. Pero además ha evolucionado, desde aquellas épocas en las que era básicamente aquello que mencionaba en la primera parte de este post, hasta verdaderas joyas, que artísticamente están al nivel de las películas ficción… Y la evolución continúa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 17 marzo 2012 por en cine, ideas y etiquetada con , , , , .
A %d blogueros les gusta esto: