Filme, pluma y píxel

Mis reflexiones sobre cine, literatura y diseño. Y sobre otras artes también.

Cómo tener a un diseñador satisfecho

¿Qué pasaría si los papeles se invertieran y fuéramos los diseñadores quienes pudiéramos exigir a los clientes y extender nuestras peticiones? Aquí algunas ideas para este pliego petitorio imaginario, y por supuesto, utópico:

* En primer lugar, el cliente nos ha entregado un brief.

* Lo ha redactado con total claridad, sabe expresar de manera concreta y sencilla sus necesidades. Por supuesto, no cuenta con errores ortográficos ni gramaticales. Vamos, que parece que nuestro cliente terminó la educación básica.

* Existe un plan de trabajo, pero lo más genial de todo, es que se cumple.

* Como el cliente ha entregado la información a tiempo y ha dado su retroalimentación de manera rápida y puntual, no tenemos que pasar desvelos, fatiga extrema, ni alimentarnos como adolescentes abandonados por sus padres.

* Como tiene muy claro lo que quiere, ni siquiera cabe la posibilidad de que una vez hecho un cambio nos pida volver a lo anterior.

* Sabe que los expertos somos nosotros, no su mamá, ni su esposo(a) ni sus hijos que en la prepa tomaron taller de Corel Draw y por lo tanto “saben de diseño”.

* Entiende que el diseño es una labor que requiere mucho conocimiento y experiencia, por lo que no tiene ningún problema en pagarnos en relación a eso.

* Ante todo, tiene sentido común, por lo que no cometerá estupideces como enviar una imagen dentro de un archivo de Word o pedir que le entreguemos personalmente los archivos porque los que enviamos por correo están “dañados” o “bloqueados” (lo que enviamos era un zip).

* Tiene muy claro que somos diseñadores, no editores, y que la información es su responsabilidad.

* Como no es experto en diseño naturalmente no está familiarizado con términos especializados, por lo tanto, NO LOS UTILIZA. Así, evita quedar mal, sabe que siempre es mejor una comunicación sencilla y clara, sin pretensiones.

* Por lo tanto, jamás le escucharemos decir cosas como: “a esto le falta dinamismo” refiriéndose, sencillamente, a que quiere colores más contrastantes; o, “no quiero que tenga color blocking” (???) para decir que no quiere colores sólidos; o, “no está focalizado” para decir que un elemento no está centrado.

* Y como todo es tan genial, si este cliente trabaja en una empresa, deseamos con el alma que dure mucho tiempo más para seguir trabajando con él; si es un cliente particular, lo vemos como un gran amigo, nos inspira respeto y hasta admiración.

La vida real dista mucho de esto, de hecho, generalmente es diametralmente opuesta, pero al menos me he divertido fantaseando con estas situaciones.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 15 junio 2012 por en diseño, ideas, Mis listas y etiquetada con , , , .
A %d blogueros les gusta esto: