Filme, pluma y píxel

Mis reflexiones sobre cine, literatura y diseño. Y sobre otras artes también.

Expresionismo alemán en Bellas Artes

El domingo pasado visité la exposición El impulso gráfico. Expresionismo Alemán en el Museo del Palacio de Bellas Artes y quedé gratamente sorprendida. No esperaba ver tantas obras tan interesantes. Esta corriente surgió como una necesidad de un grupo de artistas -Dresde, 1905- que buscaban devolverle al arte un carácter auténtico alejado de las pretensiones del arte moderno, sobre todo del Impresionismo. Los artistas trabajaban generalmente en el campo y plasmaban escenas cotidianas de la vida rural.

El dibujo y el grabado cobraron gran importancia convirtiéndose en los principales medios expresivos y el color adquirió un valor más bien simbólico y psicológico. El grabado principalmente, con sus acabados burdos y rudimentarios, es en gran medida la causa de que el Expresionismo haya sido tal, es decir, la expresión primigenia de la forma, la más auténtica y clara. El color por su parte, cobró protagonismo al determinar el carácter de una obra; un mismo grabado adquiere distintos significados dependiendo del color que el artista haya elegido en cada impresión. Y en el caso de Kandinsky, por ejemplo, el color tenía una función psicológica y espiritual, muy claro en sus acuarelas; dos de las obras más impresionantes de la exposición.

Una sala está dedicada a las obras surgidas durante el periodo de la guerra, de 1914 a 1918. Se trata de trabajos principalmente de Otto Dix y George Grosz. Aquí el color desaparece por completo, siendo la tinta negra con sus tonos de gris la mejor herramienta para comunicar el horror, la desesperanza, la muerte y todo aquello inherente a la guerra, en algunos casos con tintes de sátira y cinismo. Son éstos últimos los protagonistas en la sala dedicada al Post-impresionismo o Nueva objetividad, como se ha denominado a aquel periodo posterior a la guerra (1920) caracterizado por un desencanto general por parte de los artistas, quienes originalmente habían promovido el valor del arte como renovador de la sociedad pero que gradualmente fueron perdiendo credibilidad y respondieron con obras que denotan su indiferencia y desilusión.

Como diseñadora, encontré grandes puntos de convergencia entre esta corriente artística y el diseño. Muchos expresionistas fueron destacados cartelistas, por ejemplo. Además, el concepto del artista-artesano, el que dibuja, graba sus placas, imprime, aplica color, vamos, que se ensucia las manos, siempre me ha parecido fascinante, a pesar de que su valor está tan relegado hoy en día. En conclusión, se trata de una exposición imperdible, una gran oportunidad de ver una colección del MoMa en nuestro país.

Anuncios

Un comentario el “Expresionismo alemán en Bellas Artes

  1. Pingback: Lo mejor de mi 2012. 9 exposiciones/conciertos « diseño y arte

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: