Filme, pluma y píxel

Mis reflexiones sobre cine, literatura y diseño. Y sobre otras artes también.

El September Issue y yo

Aunque su descubrimiento me es incierto, lo más probable es que haya sido una de aquellas tardes de espera en la sección de revistas de Sanborns, antes de que empezara mi película o al salir de ésta, con disposición de perder un poco de tiempo en un fin de semana. Lo cierto es que desde que la descubrí, comprarla se volvió ritual. Un ritual muy oportuno, además, porque es mi primer auto-regalo de cumpleaños desde entonces.

Para la mayoría de la gente Vogue es una revista de moda, solamente. Nada más alejado de la realidad, pues desde sus orígenes, hace justamente 120 años, ha sido fuente de inspiración y plataforma para artistas, diseñadores, publicistas y creativos en general, con lo cual se comprende que tener un ejemplar del especial de otoño, que siempre supera las 700 páginas, es un verdadero agasajo. De estas páginas, más de la mitad son de publicidad, pero no hay que confundirse, no es el tipo de publicidad que uno quiere evadir a toda costa, como sucede en la TV o con los molestos pop-up ads de la web. La publicidad de Vogue es en realidad parte del encanto y produce un fenómeno muy interesante. Mientras la mayoría de espacios publicitarios lo máximo que pueden ofrecer al cliente es presencia de marca, Vogue es una revista que verdaderamente vende los productos que anuncia y produce, literalmente, el deseo de correr a la tienda por ellos (la que lo narra ha sido víctima de este efecto).

Además, Vogue es una revista que en realidad, se puede leer -de este September Issue he marcado por lo menos 3 artículos que me interesan. Lo que pasa es que es muy fácil perderse entre las fotografías de Mario Testino, bajo la dirección creativa de Grace Coddington -ese héroe develado gracias a The September Issue, la película-, o entre la campaña-documental gráfico de The Gap a lo largo de más de una decena de páginas. Y así el contenido escrito queda a un lado.

Como mencioné líneas atrás, del September Issue se hizo un documental, filmado durante la realización de dicho ejemplar del año 2007. De este documental yo obtuve una confirmación: Anna Wintour SÍ es como la pintan; un descubrimiento: Grace Coddington es el creativo detrás de algunas de las más bellas sesiones fotográficas hechas jamás; y un sueño: perderme entre los pasillos de las oficinas y poder elegir lo que quiera de entre las prendas que llegan de diseñadores de todo el orbe, cual Carrie Bradshaw en aquel capítulo de Sex And The City.

En 2009, por alguna misteriosa razón, recordé que ya estábamos en septiembre unos 5 días después. Ya fue tarde, mi largo peregrinar por todos los Sanborns de la ciudad en busca del September Issue no dio frutos y me lo perdí. Desde ahí aprendí que tengo que salir a buscarlo desde la última semana de agosto. Este año, además tiene un plus: la revista cumple 120 años y está llena de remembranzas, homenajes, recopilaciones y una portada donde Lady Gaga se ve menos como un freak y más como un auténtico ícono de la moda. Gracias Vogue.

Anuncios

2 comentarios el “El September Issue y yo

  1. Pingback: El último de los 20 | Filme, pluma y píxel

  2. Pingback: Adiós, Verano. Parte II | Filme, pluma y píxel

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 11 septiembre 2012 por en creatividad, diseño, inspiración y etiquetada con , , , , , , .
A %d blogueros les gusta esto: