Filme, pluma y píxel

Mis reflexiones sobre cine, literatura y diseño. Y sobre otras artes también.

París, México

El día de ayer visité dos exposiciones súper recomendables en el centro histórico de la Ciudad de México. La primera, en el Munal, se titula El placer y el orden, y viene directo del museo de Orsay de París. Esto implica que podemos ver en México obras de Cézanne, Monet, Renoir, Gaugin, Touluose-Lautrec, Seurat, entre otros. Más allá del gran peso de los nombres que conforman la muestra, el Munal acierta nuevamente en el diseño de la exposición, dividida por temas, agrupada alrededor de conceptos como la instauración de la República y la consolidación de París como la ciudad moderna por excelencia, llevándonos además por las distintas corrientes artísticas que predominaron en Francia durante la segunda mitad del siglo XIX. A mí casi me da Síndrome de Stendhal,  y es que pensé que obras que he visto innumerables ocasiones en libros ahora estaban frente a mí.

Es una de esas exposiciones tan inspiradoras que tienen el efecto de despertar el deseo de pintar en el espectador. Claro, cuando uno tiene aspiraciones artísticas, cuando no, lo máximo que sacará es una expresión como la que le escuché a cierta señora que estaba cerca de mí: “¿Ya viste los bebés?, ¡Están preciosos!” refiriéndose a L’âge d’or: le matin, tríptico del pintor belga Léon Frédéric que cierra la muestra.

 

La segunda exposición está a sólo unos pasos de la primera, en el Museo del Palacio de Bellas Artes: Brian Nissen en la mira. Primeros 25 años. Para mí fue todo un descubrimiento, pues desconocía la obra de este artista, y también una sorpresa, porque salí siendo fan. Brian Nissen nació en Londres, pero en 1963 llegó a México y aquí permaneció hasta 1979. Su obra transita por distintas técnicas y estilos, pero lo que se puede notar desde el inicio es una mirada propia. Nissen formó parte del Salón Independiente, una especie de colectivo de artistas mexicanos que buscaban estar al margen de instituciones y galerías a fin de mantener la libertad artística, lejos de propósitos mercantiles; una búsqueda que hoy en día tiene más vigencia que nunca, basta asomarse a cualquier galería, saturada de todo menos arte, para comprobarlo.

Lo que más me atrajo de su trabajo fue la combinación de texturas y técnicas que hacen de cada obra un enigma y que claman la mirada activa del espectador para develar su significado. Sus contrucciones por ejemplo, son un híbrido entre pintura y escultura, piezas recortadas en madera que combinadas con otros materiales como plexiglás y  alambre, dan no sólo un efecto de tridimensionalidad, sino de ilusión óptica, jugando con la perspectiva y el espacio.

A lo largo de estos 25 años Nissen deambuló entre el arte abstracto y el pop art, pero con un estilo marcado desde el inicio. Hacia el final de este periodo muestra un particular interés en el arte mesoamericano, que permea toda su obra plástica, desde pintura y  collage hasta escultura en cerámica. Muy interesante resulta, por ejemplo, su obra Mariposa de obsidiana, inspirada en el poema de Octavio Paz del mismo nombre, que se conforma de piezas que van desde una serie de mariposas de gran riqueza plástica por los materiales tan variados de su contrucción, hasta una pieza coreográfica que el mismo artista montó en 1983, año en que presentó esta obra en el Museo Tamayo.

Anuncios

Un comentario el “París, México

  1. Pingback: Lo mejor de mi 2012. 9 exposiciones/conciertos « diseño y arte

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: