Filme, pluma y píxel

Mis reflexiones sobre cine, literatura y diseño. Y sobre otras artes también.

9 razones para amar a Woody Allen

Hace poco vi Everyone says I love you y caí en la cuenta de que ver películas de Woody Allen es una de mis actividades favoritas, 100% disfrutable, que me podría devolver la alegría en cualquier momento. Por eso he hecho esta lista de 9 razones para sentirse igual que yo.

La neurosis nunca fue tan divertida. Imposible imaginar una de sus películas cómicas sin este elemento. Durante más de 30 años, este personaje siempre ha estado presente, como un canal para mostrarnos escenas hilarantes e ingeniosas.

Annie Hall

Annie Hall

Guiones inteligentes. A partir de un planteamiento simple que se desdobla y multiplica en situaciones extraordinarias y completamente disfrutables, Woody Allen nos ha entregado algunos de los mejores guiones en la historia del cine. Siempre plagados de personajes que poseen un encanto particular y la posibilidad de brillar individualmente.

Midnight in Paris

Midnight in Paris

Saca lo mejor de los actores. Recibir un guión de Woody Allen debe estar en el top ten de las fantasías de todo actor de Hollywood, y como no, si prácticamente es garantía de que al menos una buena película habrán hecho en su carrera.

Gracia en estado puro. Me refiero a la gracia no como la capacidad de hacer reír -que por supuesto, existe- sino como la elegancia y encanto para contar una historia.

Interiors

Interiors

Referencias culturales. Ver una película suya implica sacar al menos un par de referencias acerca de literatura, cine, pintura, teatro, etc. Para muestra basta recordar la exitosísima Midnight in Paris, o las referencias al cine mismo, como sus homenajes a Ingmar Bergman.

Manhattan

Manhattan

New York. No puedo evitar el cliché. La consecuencia inevitable de ver alguna película suya es el deseo de visitar este lugar  y perderse por sus calles, sus parques, apreciar los colores otoñales o mojarse románticamente bajo la lluvia veraniega; entre sus rascacielos grises y sus pequeñas cafeterías.

La música. El jazz y la esencia de la comedia musical impregnada en escenas casuales y a la vez extraordinarias, como en Mighty aphrodite; el musical mismo en Everyone says I love you; o el descubrimiento al mundo de un genio del jazz -Django Reinhardt- gracias a Sweet and lowdown.

Los esterotipos. La mujer con tendencia autodestructiva fascinantemente sexy, el hombre de negocios exitoso y cuadrado, el neurótico hipocondriaco y obsesivo; todos son como cartas que Woody Allen dispone de tal manera en su tablero-guión, que no importa cuántas veces se repitan, no nos cansan sus posibles combinaciones porque siempre van empapadas de ingenio y gracia.

Todos los géneros. Comedias o dramas, comedia y drama –Melinda & Melinda-, con tintes de suspenso, de musical, de tragedia, de farsa… Sus películas son un repaso por los géneros y autores que más le apasionan, y muy especialmente, han representado una reinvención de la comedia desde hace décadas.

Anuncios

Un comentario el “9 razones para amar a Woody Allen

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: