Filme, pluma y píxel

Mis reflexiones sobre cine, literatura y diseño. Y sobre otras artes también.

Dear Massimo,

massimo-vignelli-sign

El martes pasado salí de mi casa más temprano de lo habitual con el propósito de pasar al correo a dejar una carta. El destinatario, Massimo Vignelli; el motivo, responder a la invitación de su hijo, quien hacía unas semanas había lanzado una convocatoria abierta, para que todo aquel que hubiese sido inspirado por la obra de su padre, le escribiera una carta, ahora que su salud era delicada. Pasé 2 semanas tratando de crear un mensaje significativo, y para el día en que estuvo listo para ser depositado en el correo, al llegar a la oficina y ver las noticias, me di cuenta que había tardado demasiado. Esa misma mañana Massimo murió. Yo junto con miles de diseñadores alrededor del mundo quedamos huérfanos de héroe. Por eso ahora quiero hacer un pequeño homenaje y reproducir aquí en español la carta que con un imperfecto inglés le escribí aquel día.

Querido Massimo,

Cuando me enteré de tu estado de salud hace un par de semanas, y de la propuesta de tu hijo de que te escribiéramos unas líneas, mi primer impulso fue, por supuesto, escribirte inmediatamente. Pero no lo hice porque pensé, ¿Qué voy a escribir?, ¿Cómo voy a crear un mensaje especial, significativo, no vacío y sin sentido, que realmente lo haga sentir un poco mejor? Es así que he estado creando este mensaje en mi mente, y finalmente estoy lista para ponerlo en papel.

Yo tengo una historia contigo, de hecho. Sucedió hace 11 años, en la Undécima Conferencia Internacional a! Diseño. Tú eras la estrella de ese evento, ¿recuerdas? Yo estaba en mi primer año de la universidad, viajaba de Puebla a Guanajuato para estar en mi primer evento de diseño. Ese evento cambió mi vida. Cuando volví a casa, una idea se había alojado en mi mente: yo sería uno de ustedes. Algún día, me convertiría en el tipo de diseñador que había oído, observado y admirado en esa conferencia. Y tú, tú te convertiste en el diseñador que yo más deseaba ser: tu buena vibra, tu sonrisa honesta e inteligente, tu ropa increíble diseñada por ti mismo, y toda tu figura en general, tan llena de dignidad, alegría, sabiduría y talento.

Aún estoy lejos de mi meta, pero cada día, recuerdo esa frase tuya que encontré alguna vez (la que está ahora en tu página web). Esa frase es mi mantra, encierra todo lo que el diseño debe ser, me da ánimos y esperanza. Espero que algún día mi trabajo se vuelva eterno. El tuyo ya lo es, por supuesto, tú has dado tanto al diseño durante las últimas décadas… Pero yo no puedo evitar sentirme como una huérfana cuando pienso que el tiempo pasa y los diseñadores como tú, esos monstruos del diseño, no estarán ahí para siempre. Yo soy parte de, probablemente, la última generación de diseñadores para quienes la semántica, la sintaxis, el intelecto, y todos esos elementos que hicieron tu trabajo perdurable, realmente importan. Las nuevas generaciones simplemente googlean el problema, juntan imágenes y aplican un montón de efectos de Photoshop. Yo aún creo en la importancia de la inteligencia. Conocer tu trabajo me ayudó a entender eso. También creo que puedo diseñar cualquier cosa, gracias a ti.

Algunas personas dan tanto a las demás sin siquiera proponérselo, simplemente siendo ellas mismas. Querido Massimo, tú eres una de esas personas. Tú eres el diseñador valiente, generoso, de mente abierta, “intelectualmente elegante”, que yo deseo llegar a ser algún día.

Así que, finalmente, sólo quiero decirte –en caso de que no haya quedado claro a lo largo de esta carta– que tú me has inspirado desde aquel verano de 2003, cuando yo no sabía nada acerca de gente como tú. Quiero decir, acerca de los diseñadores que asentaron las bases del diseño, dejando para las próximas generaciones algo que admirar, algo con lo que soñar, algo por lo que luchar cada día de trabajo, detrás de un escritorio, llenos de ideas, persiguiendo la meta de hacer este mundo un poco más bello y útil para la gente. Tú eres mi héroe, gracias por todo.

Anuncios

Un comentario el “Dear Massimo,

  1. Pingback: NYC. Día 1 | Filme, pluma y píxel

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 1 junio 2014 por en creatividad, diseño, ideas, inspiración y etiquetada con , .
A %d blogueros les gusta esto: