Filme, pluma y píxel

Mis reflexiones sobre cine, literatura y diseño. Y sobre otras artes también.

Nick Cave para todo

nick-cave

Durante los últimos años la música de Nick Cave ha formado parte esencial del soundtrack de mi vida. Desde la primera canción que escuché aquel verano de 2008 –Wonderful Life– hasta mi obsesión actual –Higgs Boson Blues–, podría identificar cada una de las etapas que he vivido desde entonces con uno de sus discos o canciones.

Alguna vez leí una entrevista donde James Murphy (LCD Soundsystem) decía que Nick era uno de los pocos grandes artistas que existían, en el sentido de ser multitalentoso, completo, comprometido. Yo estoy de acuerdo con James y además he llegado a la conclusión de que puedo escuchar la música de Nick en cualquier momento, sin importar la situación o estado de ánimo.

Oscuro, cínico, sexy, decadente, romántico, violento… Nick Cave ha sido casi todos los hombres y a cada uno de ellos le ha dado una voz que tiene el poder de evocar no sólo imágenes sino historias enteras, cinematográficas como sus novelas pero condensadas en unas cuantas palabras.

Yo he estado enamorada de todos ellos, desde el junkie con insomnio de Tender Prey que en medio del caos pasaba la mayor parte del tiempo escribiendo letras como:

I trace the print of you body with my hand

Like the map of some forbidden land

I trace the ghosts of your bones

With my trembling hand

Dark is my night

But darker is my day yeah

Y del enamorado:

Is Heaven just for victims, dear?

Where only those in pain go?

Well it takes two to tango

We will meet again, my love

I know

Hasta llegar al hombre que está consciente del paso del tiempo, que sabe que la juventud quedó atrás y que quizás no haya manera más digna de encarar esta realidad que a través del cinismo:

One day I’ll buy a factory and I’ll assemble you

on a production line

I’d build a million of you baby

And every single one of them will be mine

He encontrado un Nick Cave que se identifica con cada una de mis emociones, presentes, reales, potenciales, imaginarias, deseadas, vividas. Como el de Abattoir Blues, una de mis canciones favoritas que verdaderamente no me explico por qué no se convirtió en imprescindible. Esta versión en vivo la debo haber escuchado algunos cientos de veces:

Hace un par de días justamente, una amiga me preguntó a qué personaje me daría más emoción y nervios conocer y yo le respondí que creí que sería Nick pero que cuando eso sucedió no sentí nada. Le expliqué que eso me pasa cuando estoy frente a alguien que verdaderamente me emociona mucho, pero esa historia ya la conté aquí en su momento. Ahora me emociona saber que en algún momento de este año o del próximo veré 20,000 Days On Earth, el documental con el cual quizás podremos comprender mejor de dónde viene su genialidad.

Nick Cave no es para todos, pero yo he encontrado un Nick Cave para todo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 10 agosto 2014 por en inspiración, música, Uncategorized y etiquetada con , , , .
A %d blogueros les gusta esto: