Filme, pluma y píxel

Mis reflexiones sobre cine, literatura y diseño. Y sobre otras artes también.

20,000 Days on Earth

Nick Cave va al psicoanalista y éste le pregunta cuál es su mayor temor. Él responde que perder la memoria:

“Memory is what we are. You very soul and your very reason to be alive are tied up in memory”.

Como un intento y un experimento para conservar en la memoria su día 20,000 en la Tierra, Nick Cave abre las puertas de su misma recámara, de su estudio y hasta de su auto, pero lo hace a su manera. Este no es un documental con cámara al hombro, sino una propuesta creativa de mostrar la realidad de uno de los hombres más geniales que existen. La ficción es el medio para dar los matices a este retrato que nos sumerge en su proceso creativo, el cual lejos de estar aparte de la vida privada se fusiona con ella, de la misma manera que la realidad y la ficción.

2000-days-on-earth

No es coincidencia que la portada del póster de la película sea una imagen de Nick escribiendo y no tocando. La escritura es la esencia de su trabajo y lo deja muy claro desde el inicio. Escribir es acaso la manera más efectiva de no perder la memoria.

La película abre con una serie de fotografías que representan otros días de su vida, una sucesión hasta llegar al 20,000. Quizás al contar la vida no en años sino en días, las experiencias cobran nuevos significados. El resto será una colección de anécdotas enlazadas a través de la narración en primera persona. Por medios de sus encuentros y sus recuerdos, ficticios y reales, Nick Cave deja un manifiesto sobre su proceso creativo y sobre su propia vida, una forma más de conservar la memoria.

Así cuenta, por ejemplo, que durante las primeras presentaciones de The Birthday Party asistía, sencillamente, lo peor de la sociedad. Pasa enseguida a narrar breve y cínicamente su paso por la heroína y la religión y la historia detrás de algunas fotografías de sus inicios con The Bad Seeds. Pero además habla de manera honesta de la relación con su padre y de sus temores, de la misma manera que recuerda algunos hábitos del pasado, como la época en que asistía a la iglesia regularmente y de cuando llevaba un diario del clima en donde éste en realidad era sólo un pretexto para escribir sobre sus emociones y pensamientos del momento.

Hay también momentos tan íntimos como cuando habla del encuentro con el amor de su vida en el V&A Museum o una tarde viendo Scarface y comiendo pizza con sus hijos. También lo vemos conducir hasta la casa de campo de Warren Ellis, quizás su colaborador más importante —juntos han creado algunos de las más bellas bandas sonoras de los últimos años— con quien recuerda una anécnota divertida mientras comparten la mesa.

warren-ellis-nick-cave

Luego Nick tendrá de acompañantes de trayecto a un ex-integrante de The Bad Seeds (Blixa Bargeld) con quien habla por primera vez sobre su separación de la banda, al actor de The Proposition y Jubilee Street, Ray Winstone y a Kylie Minogue, con quien recuerda su colaboración de hace algunos años, concretada gracias a Michael Hutchence, por quién Nick deja ver una honesta admiración. Hay otros grandes momentos, como una hermosa versión en vivo de Higgs Boson Blues o Warren Ellis dando instrucciones en francés a un coro de niños que ensayan Push the Sky Away.

20,000 Days on Earth no es una película sólo para fans de Nick Cave. De hecho, es muy probable que de la gente que estaba en la sala donde la vi, muy pocos lo fueran, a juzgar por las reacciones de sorpresa y risa que se dejaban escuchar con frecuencia durante algunos pasajes que para los fans eran sólo una reiteración de hechos que conocemos y que ya no nos sorprenden porque sabemos qué esperar él. Y sin embargo, dudo mucho que alguna de esas personas no la haya disfrutado.

Yo estoy feliz de no haber tenido que esperar una cantidad incierta, probablemente enorme, de meses para verla, aunque cuando llegue la volveré a ver, con la esperanza de que esta vez no me siga la maldición de tener a alguien extremandamente desagradable justo detrás de mí. Y también estoy feliz de que gracias a esta película hay una especie de fiebre por Nick Cave que con suerte lo volverá a traer por aquí próximamente.

Anuncios

2 comentarios el “20,000 Days on Earth

  1. Pingback: Mis 9 películas favoritas del año | Filme, pluma y píxel

  2. Pingback: Ambulante 2015. Parte II | Filme, pluma y píxel

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 5 octubre 2014 por en cine, creatividad, inspiración, música y etiquetada con , , , , .
A %d blogueros les gusta esto: