Filme, pluma y píxel

Mis reflexiones sobre cine, literatura y diseño. Y sobre otras artes también.

Una muestra de La Muestra

Hace algunas semanas comenzó la 57 Muestra Internacional de Cine de la Cineteca Nacional, que en esta edición ofreció una selección particularmente buena de filmes. Posteriormente se va de tour por varias ciudades de la República, entre ellas la mía. Generalmente llega en marzo y es la época en que si alguien me busca después del trabajo o el fin de semana, con toda seguridad me encuentra en las salas de cine del Complejo Cultural Universitario. Pero antes de que llegue esa temporada, hace unas semanas aproveché mi visita al D.F. para tener un adelanto y esto es lo que vi:

mommy

Mommy. Esta es la segunda película que veo de Xavier Dolan en el año y con la que confirmé que soy su fan. La historia es en esencia sencilla: un adolescente problemático y una madre viuda que tiene que hacerse cargo del joven sola, pues ya no hay institución dispuesta a recibirlo. Es bien sabido que Dolan ha usado su cine para explorar y expresar temas hasta cierto punto autobiográficos, en este caso, la relación conflictiva con su madre. Mommy es una película llena de tensión, un sube y baja emocional electrizante que te mantiene con la vista en la pantalla todo el tiempo. Esta película le valió a Dolan el Premio del Jurado en el pasado festival Cannes y es quizás la obra definitiva que lo consolida como uno de los cineastas más prometedores de la actualidad.

Hay un ligero guiño sentimental, pero dura escasos minutos y se justifica cuando nos damos cuenta que se trata de una ensoñación, evidente porque la pantalla pasa del opresivo 1:1 al espléndido 16:9. Fuera de este momento,  Mommy es un retrato crudo y revelador de una relación madre e hijo, compleja y llena de matices.

only-lovers-let-alive

Only lovers left alive. Sobre la trama de esta película no hay mucho que decir: un pareja de vampiros que viven en continentes distintos se reencuentra en Detroit —una ciudad que parece ser el entorno ideal para tener una vida nocturna, solitaria y sin esperanza— y vemos el curso de su vida cotidiana, rodeada de arte, oscuridad y la resignación de ser inmortal y depender de un macabro alimento. Sin embargo, en esta aparente sencillez hay un gran ejercicio de imaginación. Si bien cae en clichés que quizás son inevitables, no sigue los argumentos clásicos del género. Ella es una amante de la literatura, erudita y sofisticada; él es un músico extraordinario, misántropo y con tendencias suicidas. La dirección de arte es muy notable, la fotografía crea una atmósfera íntima y desolada y además Tilda Swinton y Tom Hiddleston están perfectos en sus papeles.

Cabe mencionar que cuando la vi la sala estaba casi llena y a pesar de estar en un foro distinto a los complejos comerciales saturados de adolescentes insulsos, abundaron las risas infundadas francamente molestas. Luego el señor a mi lado se molestó tanto como yo por ese motivo, sólo que él se esforzó en demostrarlo y entonces yo estuve doblemente incómoda. Por lo tanto, espero volver a verla y correr con mejor suerte.

ida

Ida. Esta película acaba de ganar los premios más importantes en el European Film Award —entre ellos el de Mejor Película— y no es para menos. Hermosamente fotografiada en blanco y negro, es ese tipo de obra contemplativa, sencilla y evocadora tan disfrutable para una minoría. Es la historia de una joven novicia que antes de tomar sus votos visita a su único familiar vivo, una tía alcohólica y amargada con quien emprende la búsqueda de la tumba de sus padres, víctimas del Holocausto. Es al conocer a su tía que Ida se entera que es judía y en ese road trip que hacen juntas no sólo descubrirá sus orígenes sino las inquietudes y tentaciones del mundo exterior que pondrán en duda su vocación y su destino.

“Muy bonita pero no le entendí” es el tipo de opinión que le mereció de una joven que estaba a mi lado y que iba acompañada de un hombre mayor, que me imagino fue quien elegió la película, con la idea de compartir con ella otro tipo de cine. Efectivamente, Ida es como un cuento ruso que corta abruptamente sin dar un conclusión clara y que no sigue una progresión narrativa habitual. Así hay que tomarla y dejarse llevar por su sutil y etérea belleza.

winter-sleep

Winter sleep. Tuvieron que pasar algunos días para que terminara de asimilar la tremenda carga emotiva e intelectual que representa Winter sleep, definitivamente una de mis favoritas del año. Aquí mi reseña completa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: