Filme, pluma y píxel

Mis reflexiones sobre cine, literatura y diseño. Y sobre otras artes también.

El día más largo. Parte I

El jueves fue probablemente el día más largo que he vivido en la ciudad. Todo empezó cuando en días pasados llegué a la escuela para encontrarme con mi compañera de clase. Cuando íbamos pasando por la recepción el guardia nos llamó y nos extendió unos volantes. Era una invitación a un show de marionetas que él mismo presentaba. La idea de que tuviera una especie de doble identidad, guardia de día y artista de noche, me gustó mucho y decidí ir. Sólo que no contaba con que se realizaría en la Morris Park Library ubicada en el Bronx. Primero debo decir que mi idea del barrio es notablemente menos pesimista que la que la televisión ha formado en el imaginario colectivo y que, me temo, es exagerada. Lo vi como una oportunidad de conocer esos rumbos y de ver un espectáculo muy especial.

El problema fue que ir de mi casa a allá es prácticamente recorrer los extremos, ya no digo de Manhattan, sino de toda la ciudad, de sur a norte. A pesar de que salí con mucha anticipación mis cálculos fallaron y llegué extremadamente tarde, 40 minutos después. Porque además, la parada del metro no está nada cerca de la biblioteca y luego de bajarme, ubicar las calles y decidir que rumbo tomar, perdí varios minutos. Cuando finalmente llegué resultó que el show sería reagendado porque la gente que iba a presentarse se quedó atorada en el tráfico. En realidad sentí un alivio, me habría sentido terrible de llegar a la última parte del show. Si me empeñé en llegar aún cuando era evidente que no podría estar a tiempo, fue porque no quería que ese viaje tan largo sirviera para nada.

La zona que recorrí entre la estación del metro y la biblioteca no me pareció en lo absoluto terrible, al contrario. Aunque es cierto que ya dentro del Bronx la mayor parte del recorrido en metro no es subterráneo sino externo y lo que vi no fue nada bonito. Edificios multifamiliares de ladrillo, con grafitis por doquier y si agregamos que el día era nublado, la impresión que me quedó fue más bien deprimente. Ya después mejoró, y seguramente habría mejorado aún más si hubiera visto el show de marionetas, pero en fin.

David Salle - Skarstedt Gallery

David Salle – Skarstedt Gallery

Como tenía mucho tiempo libre aproveché para ir a Skarstedt Gallery, un sitio ubicado en Chelsea, donde en estos momentos exhiben obras de David Salle. Cuando estaba a punto de llegar al final de la calle donde se supone que se encontraría la galería, casi me di la vuelta de regreso, no vi más que bodegas y hombres cargando mercancías —el muelle está a unos pasos. La galería estaba justo en la esquina, oculta detrás de un camión enorme.

Me gustó mucho lo que vi. David Salle es un artista norteamericano con una notable trayectoria, que ha exhibido en algunos de los recintos más importantes del mundo. No lo conocía pero cuando vi una obra suya en una revista me llamó mucho la atención y quise ver más de su trabajo. En sus lienzos se yuxtaponen imágenes de productos cotidianos, fotografías, personajes y trazos abstractos en composiciones llenas de color, vibrantes y enigmáticas; pop con un gran sentido poético, podría decir. La exhibición cuenta con obras de gran formato, pocas, pero que valen mucho la pena.

Continuará…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 23 junio 2015 por en arte, cultura, inspiración, museos, pintura, viajes y etiquetada con , , , , , , , .
A %d blogueros les gusta esto: