Filme, pluma y píxel

Mis reflexiones sobre cine, literatura y diseño. Y sobre otras artes también.

¡Oh, América!

independence-day-nyc

Llegó el 4 de julio y según la tradición, lo mejor que uno puede hacer ese día si se encuentra en NY es asistir a una comida familiar para después ver los fuegos artificiales de Macy’s. Yo gracias a Shirley hice ambas cosas. Primero fuimos a casa de su hermana para una fiesta familiar donde me pasé un rato sorpresivamente ameno, y digo sorpresivo no porque no me agrade su familia, sino porque en general las reuniones familiares me aburren infinitamente. Pero ésta fue una excepción. Luego de la comida, el vino, el pastel y las anécdotas de sus tías que volvían de un viaje de Europa, salimos para ir a ver los fuegos artificiales.

Los vimos desde Queens, en Long Island City, para evitar, en lo posible, las multitudes extremas que habría en Manhattan y en Brooklyn. Claro que aún así había mucha gente, pero no al grado de querer huir. Y sí fue un gran espectáculo, aunque literalmente, fueron sólo fuegos articiales. Creo que estoy muy acostumbrada a las banderas, la gente disfrazada, o al menos con la cara pintada, y los gritos de ¡Viva la Indepedencia! Aquí se lo toman con más serenidad.

9_11-memorial-museum

El martes en cierta forma seguí celebrando a esta nación, porque ¿qué puede haber más patriótico que un museo dedicado a documentar y conmemorar la mayor tragedia en la historia del país y rendir homenaje a sus víctimas? Así es, ahora sí visité el 9/11 Memorial & Museum. La entrada es gratis los martes a partir de las 5:00 pm y se puede hacer la reservación un día antes. Así lo hice para evitar que me sucediera lo mismo que en mi primer intento.

El edificio que lo alberga está muy bien diseñado. Me parece notable sobre todo que se cree un museo a partir de desechos y restos de objetos cotidianos. Es decir, cosas que no tendrían valor en lo absoluto de no ser porque están relacionadas con el 9/11. Así que el trabajo museográfico es un acierto. Fotografías, cartas, volantes, audios y videos complementan la experiencia. Lo podría resumir en que es como visitar un documental en lugar de verlo. Este tipo de recintos generalmente están al borde de la línea que divide el homenaje del mal gusto; yo aún no sé si me parecen una buena idea, pero lo que sí puedo decir es que el 9/11 Memorial & Museum es un lugar muy interesante (aunque sigo pensando que no vale los 25 dólares que cuesta la entrada).

9_11-memorial-museum2

Y ese mismo día pasé del homenaje a la marginación. Si por una parte Estados Unidos se complace en dignificar a las víctimas del mayor atentado terrorista en su historia, también hay hechos y obras que nos recuerdan cuán olvidadas están las víctimas de otras tragedias “menores”, que atañen no a las masas sino a los individuos.

tangerine-movie

Fui a Rooftop Films a ver Tangerine. Por lo general, las reseñas de esta película empiezan diciendo que fue filmada por completo con un iPhone. Esto por sí mismo ya es muy importante, porque abre las posibilidades creativas como nunca antes en la historia del cine. Pero más allá de esta particularidad, Tangerine es una gran película. Narra la historia de Cindy, una prostituta transexual que el día de Navidad emprende una búsqueda por las calles de Los Ángeles para encontrar a su novio y a la mujer con la que éste le está siendo infiel. Parte de esta travesía la realiza acompañada de su mejor amiga, Alexandra, otra prostituta transexual, afroamericana. La premisa es sencilla y al escucharla lo más probable es que uno imagine una tragedia. Lo es, pero por las risas constantes durante toda la cinta, también son indiscutibles sus matices cómicos. No hay chistes, sino una gran naturalidad, que hace que se sienta y se vea como la vida misma.

Y mientras observamos las ires y venires de esta dos mujeres y nos reímos de sus conversaciones y de las cosas que les suceden, al final, sin darse cuenta, uno termina inevitablemente conmovido. Porque Tangerine es ante todo, un retrato de la marginación y la discriminación.

rooftop-films-tangerine

En esta función estuvo presente el director y uno de los actores principales, pero como todo el evento estaba retrasado ya no fue posible tener la sesión de preguntas y respuestas que estaba programada. Fue lamentable porque seguramente habría sido muy interesante. Lo único que mencionó el director es la importancia de que la película reúna un buen número de espectadores en su semana de estreno, pues esto permite que se siga exhibiendo en otras ciudades. No dudo que así será.

Anuncios

Un comentario el “¡Oh, América!

  1. Pingback: Mis películas del año | Filme, pluma y píxel

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 12 julio 2015 por en cine, museos, viajes y etiquetada con , , , , , , .
A %d blogueros les gusta esto: