Filme, pluma y píxel

Mis reflexiones sobre cine, literatura y diseño. Y sobre otras artes también.

9 lecciones de arte para empezar el año. Parte II

cartel-acorazado-potemkin

Una revolución social puede desencadenar una revolución artística

Como estudiante de diseño uno aprende desde los primeros años a familiarizarse con nombres como El Lissitzky o Alexandr Rodchenko. Sus carteles y fotomotajes son referencias obligadas y nadie pone en duda su valor para el desarrollo del arte y del diseño en el siglo XX. En Vanguardia rusa, el vértigo del futuro, no sólo vi obras suyas, sino de muchos otros contemporáneos y gracias a una excelente museografía comprendí que todo fue consecuencia de los cambios sociales y políticos que trajo consigo la revolución de 1917 y que abarcó desde las artes visuales hasta el diseño industrial y la arquitectura. Una exposición imperdible.

 

teatro-vanguardia-rusa

El teatro puede ser un escaparate excepcional para la creación artística

Como parte de la misma exposición había un par de salas dedicadas a las obras relacionadas con el teatro. Caí en la cuenta de la gran riqueza que puede existir en una puesta en escena, más allá de la historia y las actuaciones. El diseño de vestuario y de escenografía me impresionaron profundamente. Un auténtico festín de creatividad y libertad artística.

 

grupo-proceso-pentagono-muac

Con frecuencia, la obra de arte no es la pieza en sí, sino la intención con que fue hecha

Otra de las exposiciones del MUAC era la retrospectiva de Grupo Proceso Pentágono, un colectivo de artistas, activo principalmente durante las décadas de los 70 y 80. Su obra tuvo una enorme carga política, subversiva y contestataria, que se alejaba de las formas tradicionales de arte, más cercana al performance y a la instalación. Es por eso que mucho de lo que vi, fuera del contexto estaría lejos de ser considerado como arte —o incluso en el contexto, como pude notar en varios de los visitantes— pero dentro de él, cobra sentido y valor.

 

Foto: MUNAL

Foto: MUNAL

Una buena museografía es una auténtica narrativa

Una exposición no está conformada sólo por una cantidad determinada de piezas reunidas bajo un concepto unificador. Eso es sólo la “materia prima”. El efecto que la exposición tenga en el espectador dependerá de lo que haga con ella. Ante un panorama de incontables posibilidades, la configuración final es una cuestión de criterio y sobre todo, de toma de decisiones. Desde el color de las paredes y la tipografía usada para los textos hasta el orden y el espacio destinado a cada obra, al final se trata de contar una historia, con un tono y un ritmo. En Los modernos, que se exhibe ahora en el Munal y que es una muestra del panorama del arte moderno durante el siglo XX, la apuesta es por el símil y la analogía, entre obras europeas provenientes del Musée de Beaux-Arts de Lyon y obras del propio Museo Nacional de Arte.

 

En México tenemos la fortuna de ver exposiciones de excelente calidad sin pagar un solo peso

Un domingo cualquiera uno puede decidir pasarlo de un museo a otro y en la mayoría de los casos será gratis. Y aunque la palabra “gratis” casi siempre es sinónimo de multitudes y de largas esperas, en el caso de los museos esto rara vez pasa —a menos que se trate de la exposición “viral” que está inundando de selfies las redes sociales o de nombres archiconocidos del arte— y uno puede ir y recorrer las salas de los museos con relativa holgura. Yo, de uno tiempo a la fecha aprecio muchísimo estas oportunidades.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: