Filme, pluma y píxel

Mis reflexiones sobre cine, literatura y diseño. Y sobre otras artes también.

59 Muestra Internacional de Cine. Parte I

Una de mis épocas favoritas del año llegó: la Muestra de la Cineteca está en mi ciudad y mientras dura mis fines de semana están llenos de cine. Estas son las primeras películas que he visto:

mustang

Mustang
Mustang es la historia de cinco hermanas huérfanas que son criadas por su abuela y su tío. Un inocente día de juego en la playa con sus compañeros de colegio se convierte en el detonador para que su abuela, ante la inminente adolescencia de las niñas, decida enclaustrarlas en su casa, privarlas de todo contacto con gente de su edad y prepararlas para ser esposas, con examen de virginidad de por medio. Es un excelente retrato de una sociedad machista donde las mujeres no pueden ni elegir ni ser libres y donde la única alternativa es mantenerse virgen para aspirar a un matrimonio arreglado y a ser una buena esposa y madre. Bien podríamos pensar que este tipo de situaciones están extintas desde hace décadas, pero está película nos deja claro que no es así, a través de una narrativa muy bien lograda, entre la tragedia, los momentos cómicos y divertidos y un final que deja un sitio a la esperanza.

 

saint-laurent

Saint Laurent
Yves Saint Laurent fue uno de los diseñadores más importantes del siglo XX, que con su estilo minimalista, elegante y masculino redefinió la silueta de la mujer contemporánea. Admirado por el mismísimo Andy Warhol, alma de la fiesta y creador de un imperio; eso y más muestra esta biopic, donde podemos dar una mirada no sólo a su proceso creativo y a su trayectoria, sino a su vida personal, para descubrir así a un hombre obsesivo, depresivo y con tendencias autodestructivas que terminó rico, solo y viviendo de sus recuerdos. Excitante y triste a la vez, logra cabalmente el que es quizás el objetivo más importante de las biopics: dejar con ganas de querer saber más.

 

rams

Carneros (Rams)
Hay historias que en esencia son muy sencillas: una idea central que se desarrolla no en longitud sino en profundidad y que en ese corte transversal puede dejar ver una gran riqueza de matices. Eso es Carneros, la historia de dos hermanos que crían las mejores ovejas de la región, en algún lugar Islandia, que viven de manera sencilla, consagrados a esta actividad y que por alguna razón no se hablan —no sabemos por qué, y tampoco es necesario saberlo, hay cosas que son fáciles de suponer y el guión, en su aparente simpleza, elimina la causa  y nos permite imaginar— pero que por causas del destino, tendrán que unir fuerzas y vivir la aventura de sus vidas. Es el tipo de película tan bien hecha que abarca un gran espectro de emociones.

Continuará…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: