Filme, pluma y píxel

Mis reflexiones sobre cine, literatura y diseño. Y sobre otras artes también.

Ambulante 2016. Parte I

Llegó una de mis épocas favoritas del año: Ambulante estuvo durante una semana en mi ciudad y me di gusto viendo documentales. Lamentablemente, esta vez tuve menos oportunidad de verlos, menos tiempo libre, pero no me perdí ninguno de los que consideré esenciales.

sonita

Sonita. Sonita es una adolescente afgana refugiada en Irán, que desde muy pequeña ha vivido en carne propia no sólo los horrores de la guerra, que son en cierta forma extraordinarios, sino la muy ordinaria y ancestral costumbre de tratar a las mujeres como mercancía que se ofrece al mejor postor y que no tiene ni voz ni voto para decidir sobre su propio destino. Pero Sonita es una chica que sueña y que ha construido su propio y privado universo en medio de esta opresión. Escribe y canta rap y está buscando su oportunidad en la música. La llegada de su madre a Irán es signo de una boda inminente, pero entonces el documental da un giro de 180º: la directora Rokhsareh Ghaem Maghami rompe la regla básica de todo documentalista —ser un testigo silencioso de la realidad sin intervenir— y gracias a eso, le cambia la vida a la joven. Un excelente trabajo, triunfador en Sundance, que demuestra que aún en el medio más adverso, los sueños se hacen realidad.

 

lo-and-behold

Lo and Behold: Reveries of the Connected World. Debo decir que entré a ver este documental sin tener idea de qué se trataba. Mi única e infalible garantía era el nombre de Werner Herzog. El tema me sorprendió: a lo largo de nueve capítulos, Herzog narra la historia del internet, desde su nacimiento en un laboratorio en la Universidad de California hasta la posibilidad de la inteligencia artificial y la vida en Marte, pasando por sus efectos y más terribles consecuencias. Como en toda película de Herzog, más allá del tema específico, impera una gran curiosidad y fascinación por explorar la naturaleza humana.

 

bellas-de-noche

Bellas de noche. Todos las hemos visto al menos una vez en la vida: mujeres que eran como diosas, bellas, inalcanzables, todopoderosas. Décadas después, la directora María José Cuevas se da a la tarea de buscar a esas mujeres que le fascinaron desde la infancia y decide documentar su realidad como un testimonio de admiración y de cariño. Debo decir que esperaba un tono totalmente diferente. Porque para nadie es sorprendente la decadencia en la que l mayoría de ellas se encuentran, ya entradas en la sexta década de vida.

Pero la directora logra que lejos de ser un retrato deprimente sea un auténtico homenaje, que muestra a mujeres fuertes, empoderadas por su belleza. Algo que sólo es posible lograr cuando hay una admiración genuina y un respeto profundo. Un extra es que el día de la proyección Lyn May y la directora estuvieron presentes respondiendo preguntas, así que la experiencia fue muy grata.

Continuará…

Anuncios

Un comentario el “Ambulante 2016. Parte I

  1. Pingback: Ambulante 2016. Parte II | Filme, pluma y píxel

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: